Bendicen nuevo salón social en la parroquia de St. Henry en Brigham City

Friday, Jan. 18, 2019
Bendicen nuevo salón social en la parroquia de St. Henry en Brigham City + Enlarge
El Obispo Oscar A. Solis habla con los asistentes, antes de realizar la bendición del nuevo salón social, de la parroquia de St. Henry en Brigham City. Junto a él, a su izquierda el padre Jesuita Patrick Reuse, párroco y el diácono Karl Meyersick.
By Marie Mischel
Intermountain Catholic

Traducido por: Laura Vallejo

BRIGHAM CITY — Miembros de la parroquia Católica de St. Henry abarrotaron el nuevo salón social el 12 de enero, mientras que el Obispo  Oscar A. Solis bendecía el lugar rociando agua bendita y orando.

“Dios se manifiesta y nos revela su grandeza de muchas formas. No sólo en el edificio que yace aquí, ya que este Iglesia no solo es un edificio – la Iglesia es la comunidad de personas,” dijo el Obispo Solis hablando tanto en inglés como en español. “Nos reunimos hoy aquí en nuestra fe en Jesús, quien es esa piedra angular que nos une… Reconocemos la presencia de Dios no sólo en las bendiciones que disfrutamos, como este hermoso salón social nuevo, sino en el disfrutar las bendiciones de la presencia de Dios entre nosotros cuando dos o tres se reúnen como comunidad de fe.”

El Obispo Solis le pidió a Dios bendecir el salón social como un centro para las actividades de la parroquia como “un lugar en donde todos llegan para conocerse y para dar testimonio de su fe en Cristo.”

El salón simboliza la comunidad de fe, “personas que se reúnen para compartir el don de la vida, el don de la alegría y el don de estar juntos como una sola familia,” leyó el Obispo. “Así es que espero que cuando se reúnan en este salón social como Iglesia, reconozcan nuestra unidad y relación como familia, como hermanos y hermanas en Cristo.”

El padre Patrick Reuse, párroco de St. Henry, abrió la celebración con una oración y después de que el edificio fue bendecido, agradeció nombre a nombre a las muchas personas que participaron en la terminación del proyecto.

Esto comenzó cuando la parroquia necesitó baños, los cuales antes de la renovación estaban ubicados en el sótano del antiguo salón social y no cumplían con las normas del ‘American with disabilities Act’. Ahora los baños están ubicados en el mismo edificio que la parroquia, en un pasillo que la une con el salón social de 3,000 pies cuadrados. El salón también cuenta con una cocina nueva.

“Casi duplicamos el espacio para la comunidad,” dijo Donna Metersick, miembro del comité del proyecto.

La accesibilidad al salón es importante, dijo George Fuller Grand Knight de los Caballeros de Colón de Utah. En el pasado, cuando los Caballeros patrocinaban el desayuno, era difícil para muchos feligreses de edad adulta bajar las escaleras hacia el antiguo salón social, pero ahora con este nuevo, “espero que podamos tener mejores desayunos.”

El diácono Karl Meyersick, quien fue la fuerza motriz del proyecto, dijo que este costó más que los estimados ya que el precio de la construcción incrementó un 20 por ciento más antes de que la construcción comenzara.

“Si fuera este tiempo el año pasado, estaríamos bajo el presupuesto,” dijo Meyersick. “Pero creo, que aún estamos, en un lugar manejable para la hipoteca, a través de la generosidad de estas personas. Se me llenan los ojos de lágrimas al saber lo duro que han trabajado y toda la energía que han utilizado para revigorizar toda la parroquia.”

Los feligreses realizaron varias recaudaciones de fondos para el proyecto, incluyendo kermeses realizadas por la comunidad de hispano-parlantes en Tremonton y por los jóvenes de la parroquia quienes crearon un calendario con fotos tomadas por ellos.

Durante la Misa en la que se realizó el anuncio del calendario, otra de las jóvenes feligreses,  Rachel Esparza, decidió hacer algo para también recolectar fondos. Ella creo exfoliantes de azúcar con diferentes aromas y vendió cerca de $800 .

 “Estamos muy orgullosos de lo que estos niños hicieron para ayudar a nuestra parroquia a recolectar fondos,” dijo Kelly Esparza, mamá de Rachel.

Otro benefactor fue la familia de Pauleen Dolling, un feligrés quien falleció hace cerca de un año.

El salón fue “un gran, gran sueño que tuvo durante mucho, mucho tiempo,” dijo Kelly Esparza, agregando que un pariente de Dolling se ofreció a igualar dólar por dólar cualquier dinero recaudado en esa colectas así que la donación de  Rachel resulto en $1,600 para el proyecto.  

El padre Reuse dijo que ahora que el salón está terminado, puede ser usado para los eventos parroquiales tales como recepciones y funerales. El antiguo salón será utilizado para clases de educación religiosa.

For questions, comments or to report inaccuracies on the website, please CLICK HERE.
© Copyright 2019 The Diocese of Salt Lake City. All rights reserved.