Preparan reporte final de las sesiones de escucha locales del sínodo

Friday, May. 13, 2022
By Linda Petersen
Intermountain Catholic

Traduccion: Laura Vallejo
SALT LAKE CITY — En la Diócesis de Salt Lake City las sesiones de escucha para el “Sínodo sobre Sinodali-dad” para el Sínodo de Obispos a realizarse en el 2023 han sido completadas, y el equipo diocesano esta compilando los resultados en un documento final, el cual será enviado a la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos a finales del mes de junio.
El Papa Francisco le ha pedido a las parroquias en el mundo realizar las sesiones de escucha entre las personas – Católicos y no Católicos- para que compartan sus pensamientos acerca de la naturaleza y misión de la Iglesia Católica. En las sesiones, se le pidió a los participantes discutir ciertas preguntas del manual preparado por el Secretariat General del Vaticano para el Sínodo.
A lo largo de Utah cerca de 5,000 personas parti-ciparon en las sesiones. Miembros de 21 parroquias y misiones, de cuatro escuelas Católicas, un grupo interreligioso y un grupo de Católicos LCBTQ y sus aliados dieron su retroalimentación sobre las preguntas hechas por la Iglesia. Las notas colectadas de las sesiones serán sintetizadas por el equipo sinodal diocesano en 625 palabras por cada tema. Entonces el equipo de editores ensamblarán un boceto para el reporte diocesano final.
Mientras que 5,000 representa solo un 0.17 por ciento de los Católicos de Utah, el padre John Evans, coordinador del esfuerzo sinodal diocesano, dijo que él cree que un grupo diverso de Católicos fue representado en las sesiones de escucha. El padre Evans es el párroco de la Iglesia de St. Thomas More.
La participación en las sesiones  fue voluntaria, y las parroquias y otras organizaciones reportaron respuestas mixtas para el proceso.
Nadie se presentó para participar en las dos sesiones agendadas en la parroquia de St. Catherine of Sienna en Salt Lake City, dijo Michele Paoletti-Schlep, presidente del comité de liderazgo. “Yo soy Católico de toda la vida y es la primer vez que la Iglesia nos ha preguntado nuestra opinión, por lo que creo que realmente se perdieron de una oportunidad de oro.”
Solo cuatro personas se unieron a la reunión por ZOOM realizada por miembros de la comunidad interreligiosa y de otras creencias organizada por el padre Langes Silva, vicario judicial diocesano. El padre Silva dijo que la baja participación fue en parte a la falta de entendimiento de algunos miembros sobre las prácticas cristianas y sobre lo que la Iglesia les estaba pidiendo. Quienes participaron parecieron tener problemas con las preguntas, pero agradecieron la oportunidad para participar.
“Algo de lo que dijeron fue que existe una necesidad para todos los cristianos de trabajar juntos, pero como es que vamos a trabajar juntos si no nos conocemos,” dijo el padre. “Si queremos trabajar juntos en diferentes proyectos, es necesario conocernos.”
También se le preguntó a los participantes del grupo interreligioso sobre las practicas del celibato en los sa-cerdotes en la Iglesia, algo que no es parte de sus creencias, lo que le dio la oportunidad de explicar la posición de la Iglesia. El padre agregó que la experiencia subrayó la necesidad de las personas de diferentes religiones para aprender más acerca de todos.
En la parroquia de St. Anthony of Padua en Helper, inicialmente los participantes dudaron en participar en el proceso, dijo Leonora Callor, quien tomó las notas del proceso. “Al principio todos tenían muchas dudas. No entendían que estaba pasando.”
Sin embargo, después de que los organizadores explicaron más el proceso, y se realizó la primera sesión, Callor dijo que varias personas expresaron su deseo de participación en una segunda sesión. “La primera sesión fue ’oh no quiero decir nada ya que tengo miedo’. Una vez que se abrieron y se dieron cuenta de que nadie los iba a juzgar, que estábamos para escuchar, y que no los íbamos a interrumpir, todos se abrieron.”
Varios participantes de las sesiones de escucha compartieron el cómo sus párrocos e Iglesias los ayudaron en momentos difíciles. También le preguntaron a sus sacerdotes y comunidad parroquial estar más presentes con los jóvenes y niños y apoyarlos más.
Los participantes, “escucharon, y que hubo buena dirección,” en las sesiones realizadas en la parroquia de St. Martin de Porres en Taylorsville, dijo Robin Marvive quien tomó las notas. Ellos aparecieron la interacción con miembros de clero quienes formaron parte de la discusión. Las personas tienen diferentes opiniones acerca de las preguntas, pero la mayoría buscaron ideas para hacer que su familia regresen a la Iglesia.
“Todos llegamos a la misma conclusión,” dijo Marvive, “¿qué iba a ser la juventud?; que teníamos que comprometer a la juventud una vez más en el amor a Cristo, y no perderlos después de los Sacramentos y en el volver a comprometer a sus familias.”
La parroquia ya había estado trabajando en algunas opciones para alcanzar a la juventud, tales como el trabajo comunitario.
George Jockish, quien tomó las notas, dijo que los feligreses que participaron en las sesiones de escucha de la parroquia de St. Francis Xavier, estuvieron contentos de formar parte del proceso.
“Nadie sabíamos con lo que nos enfrentábamos; nunca habíamos hecho algo semejante. Creo que estuvieron contentos por participar,” dijo. “Normalmente en la Iglesia se te dice que hacer y uno solo trata de obedecer. Sí nuestra opinión marcaba alguna diferencia, pereció como si fuésemos parte y aprendimos uno del otro.”
En la parroquia de St. Ambrose en Salt Lake City, en las sesiones escucha, los participantes batallaron un poco con lo que consideraron preguntas vagas, reportó Mary Foye, quien tomó las notas. Dos sesiones de escucha contaron con muy poca participación. No fueron muy anunciadas y con la pandemia aun activa, puede que no haya sido el mejor tiempo para agendar tales eventos, dijo Foye. Algunos feligreses más adelante le dijeron que leyeron los temas y que sintieron que no tenían nada que decir sobre los mismos, asi es que no asistieron a las sesiones.
En la sesión ZOOM del grupo de Católicos LGBTQ y aliados, las personas tuvieron mucho que decir, dijo Julie Boerio-Gotes, quien tomó las notas. Los participantes particularmente quisieron que los oficiales de la Iglesia entendieran su parroquia conforme luchan por ser parte de la misma. “Desde el compromiso de la Iglesia al querer ser vista como humana. Frecuentemente, ellos son percibidos como diferentes-‘los otros’, sin ser aceptados participar en las actividades de la Iglesia.”
Boerio-Goates dijo que estos participantes expresaron compasión y preocupación por quienes no se le permite recibir los Sacramentos, tales como quienes están divorciados y permanecen fuera de la Iglesia y ciertas personas con discapacidades. Los participantes también cuestionaron la actitud de las comunidades parroquiales quien sienten, esperan que ellos justifiquen su presencia en la vida de la Iglesia.
“Por qué es para los marginalizados y las comunidades minoritarias enseñar al resto de la comunidad que también son humanos y que tienen sentimientos y merecen ser escuchados, poder participar, en lugar de solo decir ‘¿Estó es lo que somos como Cristianos?, se preguntaron,” dijo Boerio-Goates. 

For questions, comments or to report inaccuracies on the website, please CLICK HERE.
© Copyright 2022 The Diocese of Salt Lake City. All rights reserved.