Misa de Acción de Gracias por la santificación de Mons. Oscar Romero y del Papa Pablo VI

Friday, Oct. 12, 2018
Misa de Acción de Gracias por la santificación de Mons. Oscar Romero y del Papa Pablo VI Photo 1 of 2
By Laura Vallejo
Intermountain Catholic

SALT LAKE CITY — el 24 de marzo de 1980 el Arzobispo Oscar Romero de El San Salvador fue asesinado mientras celebrara Misa en la capilla de la Divina Providencia, un día después de haber llamado al gobierno de El Salvador para que pusiera fin a las violaciones de los derechos humanos de la población.

El 14 de octubre el Arzobispo Romero será el primer Santo de ese país conforme el Papa Fráncico preside la ceremonia de su santificación en el Vaticano durante el Sínodo de Obispos dedicado a la juventud.

El Papa Pablo VI también será santificado durante esa ceremonia.

El Papa nacido bajo el nombre de Giovanni Battista Montini, fue beatificado el 19 de octubre del 2014 a nombre del Papa Francisco y Oscar Arnolfo Romero Galdámez fue beatificado el  23 de mayo del 2015 después de una larga causa para su canonización aprobada en primera instancia por el Papa Benedicto  XVI y después por el Papa Francisco.

Durante la reunión ordinaria de la Congregación de Causun as de los Santos realizada en Roma el 6 de febrero del 2018, los miembros unánimemente reconocieron el milagro ocurrido durable la intersección del Santo Pablo VI: un niño fue sanado antes de su nacimiento, De la misma manera un milagro fue examinado con respecto a una mujer embarazada y a su hijo quienes milagrosamente sanaron por la intersección del Arzobispo Romero

En la Diócesis Católica de Salt Lake City el lunes 5 de noviembre  a las 7 pm en la Catedral de la Magdalena se realizará una Misa de Acción de gracias por las canonizaciones, presidida por el Rev. Oscar A. Solis, Obispo de Salt Lake City.

En Utah desde el 2015 después de que el Papa Francisco formalmente reconociera que el Arzobispo Romero fue asesinado siendo un mártir de la Iglesia, la noticia fue recibida con alegría y con un sentido de orgullo por muchos salvadoreñors y por la comunidad en general.

El Padre José A. Barrera Hernandez, párroco de la iglesia de Santa Teresita del Niño Jesús en Midvale vivía en El Salvador en el momento en que Romero fue asesinado.

“Yo tenía 13 años de edad cuando sucedió el martirio de arzobispo Oscar Romero. Recuerdo que en mi familia y en todos vecinos, escuchábamos por la radio sus elocuentes homilías cada domingo. La defensa de los más pobres siempre estuvo presente en sus palabras a la luz de la fe. El día y la hora que lo mataron, yo venía montado en un caballo, pasando por un caserío regresando hacia mi casa de traer agua, pues no teníamos agua potable en casa. Eran como las 5:30 de la tarde, cuando se comentaba la noticia de su muerte,” dijo el padre Barrera.

Después de haber sido nombrado Arzobispo de San Salvador Romero hablo más públicamente defendiendo a los pobres y oprimidos del país. Desde el púlpito Monseñor Romero se convirtió en la voz de quienes no tenían voz. Desde allí hablo de lo que sucedía en su país; denuncio los asesinatos, la tortura y las desapariciones de personas; demando justicia pro las atrocidades cometidas por las fuerzas armadas del país y estableció proyectos de ayuda y de programas pastorales para apoyar a las víctimas de la violencia.

“Muchos sacerdotes y catequistas también ya habían muerto, en la situación muy polarizado de la guerra civil.  En esos días, varios chicos de mi barrio asistíamos frecuentemente a la capilla para el catecismo. Muchos teníamos ideas de una lejana vocación al sacerdocio.  Las señoras del barrio nos aconsejaron “olviden esa idea porque están matando a los sacerdotes, incluso al arzobispo”, nos decían,” recordó el padre Barrera.

Sin embargo, en medio del miedo y confusión, “seguimos creyendo que el ejemplo del Arzobispo Romero era inquietante y seguimos asistiendo a las catequesis vocacionales. La confianza en Dios creció en nosotros y muchas familias. Rezamos más y había más piedad, que los tiempos actuals,” señaló el padre Barrera.

Hoy a unos días de la santificación de Romero el padre Barrera dijo estar muy agradecido con Dios.

“Hoy doy gracias a Dios, porque Iglesia que peregrina en El Salvador, está dando al mundo entero un ejemplo de quien luchó arduamente por la defensa de los derechos humanos.  Sirva su ejemplo de entrega, coraje y de santidad para motivarnos, mientras seguimos navegando nuestra ruta en la evangelización de Utah,” dijo el padre.

Otros sacerdotes diocesanos como el padre Marco Tulio Lopez párroco de la Iglesia de St. Andrew en Riverton, el padre Oscar Manuel Hernandez-Hernandez, administrador de la parroquia de  San Felipe en Wendover, el padre Jose Fidel Barrera-Cruz, administrador de la parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe en  Salt Lake City, el padre Fernando Velasco, administrador de la parroquia de St. Thomas Aquinas en Hyde Park y el padre Rafael Murillo de Price, también son originarios de El Salvador.

“En tiempos de una coexistencia difícil, Monseñor Romero supo guiar, defender y proteger a su rebaño,” escribió el Papa Francisco en una carta anunciando la ceremonia de Santificación.

QUE: Misa de Acción de Gracias por la Canonización del Papa VI y de Oscar Romero

CUANDO: Lunes 5 de noviembre a las 7 p.m.

DONDE: Catedral de la Magdalena, 309 East South Temple, Salt Lake City

Todos están invitados.

For questions, comments or to report inaccuracies on the website, please CLICK HERE.
© Copyright 2018 The Diocese of Salt Lake City. All rights reserved.