Agradecen a jóvenes en la Misa por la Vida

Friday, Jan. 25, 2019
By Catholic News Service

Por Mark Zimmermann

Catholic News Service

WASHINGTON (CNS) — Vinieron de cerca y de lejos, e incluso de Australia, y se unieron en oración y unidos para defender la vida de otros en la reunión anual para jóvenes de la Arquidiócesis de Washington, celebrada el 18 de enero en la Arena Capital One de Washington.

La multitud de unos 18,000 era del área de Washington y de todo el país y se les unieron jóvenes adultos de Sídney, Australia en su camino hacia la Jornada Mundial de la Juventud en Panamá.

El celebrante principal de la Misa, el arzobispo Christophe Pierre, el nuncio apostólico en los Estados Unidos, entró y salió del edificio sonriendo y saludando con una bendición para la animada multitud de adolescentes y adultos jóvenes.

Llegaron, dijo el arzobispo, para ofrecer un día de oración para proteger legalmente la vida de los niños no nacidos y por todos aquellos que son vulnerables en la sociedad, y también “para dar gracias a Dios por el regalo de la vida”.

“Queridos jóvenes, gracias por el testimonio de su fe católica, tanto ahora en la Santa Misa, en las calles de Washington, y más importante, cuando regresen a casa con sus familias y a sus vecindarios”, dijo.

Otros quince obispos concelebraron la Misa, entre ellos el presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos, el cardenal Daniel N. DiNardo de Galveston-Houston y el arzobispo de Sídney, Australia Anthony Fisher, quien acompañaba a los peregrinos australianos. Casi 175 sacerdotes también concelebraron la Misa, con la asistencia de unos 30 diáconos permanentes. Entre la multitud: unos 500 seminaristas y 100 religiosas.

Al comienzo de su homilía, el padre Robert Boxie III, el vicario parroquial de St. Joseph en Largo, Maryland, dijo: “Ver este (sitio) lleno del Cuerpo de Cristo, veo hacia alla y veo esperanza para el futuro de nuestra iglesia y la esperanza para el futuro de nuestro país. ¡Es una vista impresionante y hermosa!”

El arzobispo Fisher de Australia saludó a los jóvenes con un amistoso “¡buen día!” y en tono de broma agregó que es la forma australiana de decir: “El Señor esté con ustedes”.

Dijo que fue una gran alegría para él acompañar a los jóvenes australianos en la Marcha por la Vida.

El australiano dijo que esperaba que algunos de los jóvenes presentes se convirtieran en sacerdotes o religiosas o en “esposos y padres de la próxima generación de cristianos ... Cualquiera que sea el plan de Dios para ti, debes saber que eres precioso a sus ojos”, desde el momento de la concepción hasta la muerte, dijo.

La hermana María Juan, una religiosa de la Misericordia viajando desde Alma, Michigan, fue la maestra de ceremonias para el evento de los jóvenes, y al final de la misa, y observó que había muchos obispos y un gran número de sacerdotes, religiosas, religiosas y seminaristas allí. La multitud les dio un aplauso sostenido. Algunos de los jóvenes se pusieron de pie para indicar que estaban discerniendo una vocación, y ellos también fueron aplaudidos.

La hermana notó que “en la iglesia de hoy, estamos experimentando muchas pruebas”, pero agregó que, a lo largo de los 2,000 años de historia de la iglesia, “en esos momentos exactos, Dios también resucita a grandes santos para que sean la luz entre la oscuridad”.

Ella agregó: “Recuerden siempre que Jesucristo les está llamando a esto, la iglesia los ama y el mundo los necesita”.

For questions, comments or to report inaccuracies on the website, please CLICK HERE.
© Copyright 2019 The Diocese of Salt Lake City. All rights reserved.